apotecas, archivos, iconos... Registro fotográfico del Museo Nacional de Medicina "Eduardo Estrella", Quito - Ecuador

Exposición del artista británico Fred Langford Edwards

Del 20 de octubre al 19 de noviembre de 2011
Lugar: Sala de A de exposiciones temporales
Inauguración: Jueves 20 de octubre, 19h00

Medicina, Historia, Patria
José Nevado de la Torre, S. J.
Director del Centro Cultural de la PUCE

El P. Aurelio Espinosa Pólit, fundador y primer rector de esta Pontificia Universidad Católica del Ecuador, escribía en 1930, para la presentación de los comienzos de su otra grandísima obra, la Biblioteca Ecuatoriana:

La patria es algo más que el suelo amado que nos vio nacer, es algo espiritual que debe informar nuestra vida. La huella sensible del alma de la patria, mucho más que en las fiestas y en los monumentos, está en los escritos de sus esclarecidos hijos.

Y aclaraba:

los escritos, no solamente los de los más grandes, sino (…) aun los más humildes.

Yo me atrevería a completar, con palabras del mismo P. Espinosa: No solo los escritos, sino todo producto u objeto.

de nuestra tradición nacional, religiosa, histórica, científica y literaria.

Y prevenía y alertaba:

Se ha de defender (…) el espíritu de la patria de un enemigo (…) artero y (…) terrible: la inconsciencia y el olvido.

Pedro Laín Entralgo, médico, ensayista, filósofo e historiador, dirigió la obra colectiva Historia Universal de la Medicina, en siete volúmenes, publicada entre 1969 y 1975. Y es que la historia de los avances, estancamientos, retrocesos y nuevos avances del saber y la práctica médica son parte muy significativa de la historia de la humanidad. La historia no es solo, ni mucho menos, la historia de la política y de los políticos, sino mucho más.

Una porción notable de la historia de la patria ecuatoriana se encuentra recogida en el Museo Nacional de Medicina. Proviene del antiguo Hospital San Juan de Dios y otros fondos documentales y ocupa ahora dos pabellones del Hospital Eugenio Espejo. Con toda justicia lleva el nombre del Dr. Eduardo Estrella, el médico visionario y tesonero que llegó a concretar su anhelo de reunirlo a partir de 1982.

Su archivo cuenta con cientos de miles de documentos, entre libros, legajos y papeles sueltos. Su biblioteca reúne miles de libros de medicina, algunos del siglo XVIII y muchos del XIX y el XX; también, 140 colecciones de publicaciones periódicas, con más de 2.500 revistas de medicina nacional y, además, miles de folletos y separatas. El museo propiamente dicho expone la medicina aborigen, la medicina colonial y la medicina republicana.

Lastimosamente el Museo Nacional de Medicina Dr. Eduardo Estrella es poco conocido y visitado entre nosotros. Pero ya en el año 2002 tuvo un curioso visitante extranjero, galés, ciudadano del Reino Unido, que quedó cautivado y fascinado ante tanta riqueza histórica. Se llamaba y se llama Fred Langford Edwards. A aquella primera visita han seguido otras en 2004 y 2006, cada una de tres meses. En todas estas etapas de investigación, el Sr. Edwards ha contado con el apoyo y la financiación de la Galería Oriel Hostyn, de su país natal. Fred Edwards no es médico ni historiador, pero ha sabido recoger, en fotos muy profesionales y muy bellas, bastantes de los documentos y otros bienes del Museo. Esto es lo que ustedes tienen ante sus ojos. Al lado de algunas reproducciones fotográficas podemos contemplar el objeto original.

Que esta exposición que hoy ofrece la Pontificia Universidad Católica del Ecuador en su Centro Cultural nos conmueva y anime a conocer el Museo Nacional de Medicina en su ubicación actual y, a través de él, a conocer mejor nuestra medicina, nuestra historia y nuestra patria.

Quito, 20 de octubre de 2011

Patrimonio Histórico-Cultural de la Medicina Ecuatoriana

Dr. Antonio Crespo – Burgos
Director del Museo Nacional de Medicina "Eduardo Estrella"
Quito, octubre de 2011

INTRODUCCIÓN.-

La colección fotográfica que se publica en este Catálogo, tan sólo es una muestra del rico acervo museográfico en salud que custodia el Museo Nacional de Medicina "Eduardo Estrella". Fred Langford Edwars, fotógrafo de nacionalidad inglesa, ha realizado durante más de seis años una metódica e inquebrantable labor profesional que culmina exitosamente con esta exposición en el Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, cuya gestión personal es encomiable.

Con el auspicio del Ministerio de Salud Pública y del Centro de la Cultura Médica Ecuatoriana, fueron seleccionados por su extraordinario valor elementos museográficos, documentales y bibliográficos que forman parte del patrimonio histórico-cultural en salud de nuestra nación, para recrear los ambientes de esta exposición.

FUNDAMENTAL RELEVANCIA DEL LEGADO HISTÓRICO EN SALUD.-

Los conocimientos, prácticas e ideales de la Medicina son producto de la Historia, o del sendero evolutivo que ha sorteado esta gran empresa moral de ayuda y cuidado a las personas que sufren. Estos saberes y destrezas para enfrentar los padecimientos, no sólo están conformados por distintas formas de expresión y estrategias sino por fracasos y grandes conquistas; además, cada pueblo o nación ha desarrollado un peculiar sistema médico -simple o complejo- acorde a su propia organización cultural, política, socioeconómica, religiosa, etc., en cuya estructura existen remotas cosmovisiones, conceptos de salud-enfermedad, manifestaciones clínicas y personas especializadas -chamanes, galenos, yachacs- que han sido portadoras y transmisoras de este milenario arte tan noble.

Si estos eventos fueron no sólo empírico-racionales sino mágico-mítico-religiosos al inicio y más tarde científico-técnicos, de todos ellos ha quedado un gran cúmulo de memorias, contadas primero y escritas después. En el proceso innovador y creador de la ciencia, al magnificarse la mano y los sentidos del médico también las observaciones y descubrimientos se hacen más precisos; sin embargo, la trascendencia de este legado -palabras, instrumentos, papeles, teorías, instituciones, experiencias individuales y/o colectivas- nos revela que al sustentarse en la crítica de sus propios desaciertos ha tenido la dicha de dignificarse, renovarse y cualificarse cada día.

Más aun, la Medicina actual no es consecuencia únicamente del accidentado devenir cronológico sino que es su propia Historia; por tanto, la humanidad del presente y del futuro tiene la responsabilidad moral de identificar, recolectar, conservar y difundir celosamente tan valioso patrimonio. A no dudar, posibilitará descubrir nuestra identidad institucional en salud y con orgullo los galenos ejemplares que señalaron un rumbo, dieron un paso adelante y sembraron lo que hoy se cosecha diariamente con portentosa generosidad.

VALORACIÓN DEL PATRIMONIO MÉDICO NACIONAL.-

Nuestra identidad histórico-cultural en salud, desde los saberes ancestrales hasta el conocimiento académico actual, ofrece una gran diversidad de cosmovisiones, conceptos de salud-enfermedad, formas de diagnóstico, prácticas terapéuticas y agentes de salud. Sin el apoyo de disciplinas auxiliares como la etnohistoria, la arqueología, la paleopatología, la tradición oral y las crónicas de indias resulta imposible acercarnos objetivamente al conocimiento de nuestra Medicina Nativa; pues sin duda, constituyen las más valiosas fuentes de referencia.

Para investigar escenarios, actores protagónicos, conflictos nucleares y rasgos distintivos de nuestra Medicina Colonial existen muchos documentos, historias escritas, monumentos, instituciones de caridad y enseñanza médica; finalmente, para el proceso similar durante la República es inconmensurable el volumen de manuscritos, publicaciones, instrumentos, instituciones médicas, monumentos y memorias de médicos ilustres. Estos últimos, en un esfuerzo por modernizar la medicina nacional, intentando colocarla al tenor de los tiempos.

La imprescindible relevancia de recuperar y difundir este gran legado, no es para que los estudiantes entiendan mejor las materias de su carrera, ni porque en esa memoria pueda existir un ejemplo de perseverancia y creatividad, tampoco para que los médicos, enfermeras y trabajadores de la salud asuman con mayor responsabilidad su práctica profesional; sino porque en este frágil don histórico se refleja esta nación latinoamericana que se esfuerza por conjugar la ciencia con el humanismo, precisamente en estos tortuosos inicios del Tercer Milenio.


Breve historia de este proyecto y agradecimientos

Este proyecto con el Museo Nacional de Medicina "Eduardo Estrella", de Quito, Ecuador se desarrolló a partir de mi primer viaje al Ecuador en Junio-Julio del 2002; en este período visité el Museo por mi interés profesional. En ese entonces era poco conocido, aún en Quito. Por esta razón, y por sus colecciones fascinantes, junto con la edificación antigua e histórica que lo albergaba me cautivaron por todo lo que representaba.

Tuve suerte en conocer al Director, doctor Antonio Crespo Burgos, quien pensó que yo era un médico de vacaciones en Quito. Se sorprendió al saber que era un asistente a la investigación de un equipo de biólogos que trabajaban en el bosque nuboso alto al Oriente de los Andes, y que era un artista profesional. Conversé con él lo mejor que pude, en mi limitado español de ese entonces. Le expliqué que mi trabajo como artista estuvo relacionado con la clasificación, taxonomía, el museo y las ciencias de la vida. Sugirió que tuviéramos reuniones adicionales, que eventualmente terminó en una invitación a trabajar con las colecciones. Evidentemente me entusiasmé sobremanera, aunque transcurrieron dos años hasta que pude asegurar los fondos suficientes para regresar con todos los planes y equipos necesarios que me permitieran trabajar allí por tres meses, desde septiembre a noviembre del 2004. Esta fue una visita exitosa y representó adecuadamente a las principales colecciones. Sin embargo sabía que había muchos artículos y artefactos que faltaban investigar. Determinado a extender mi investigación, regresé a Quito por tres meses adicionales, desde febrero hasta abril del 2006. Otros compromisos y proyectos han interrumpido la edición del trabajo y el diseño y producción de esta exposición, por ello, sólo hasta ahora, agosto del 2011, que se halla todo completo y listo para embarcarse a Quito.

Quisiera agradecer a todas aquellas organizaciones y personas quienes han hecho un éxito de este proyecto, tal como pienso que será. En Quito, dentro del Museo Nacional de Medicina "Eduardo Estrella", debo agradecer a su Director, doctor Antonio Crespo Burgos, al Coordinador, doctor Francisco Rigail Arosemena, al doctor Vicente Moreno Aguilar; también dentro del Museo, a la Administradora Principal, doctora Rocío Bedón Caguango y a los porteros asistentes, los señores Luis Salazar Solano and Rosendo Mediavilla Manosalva.

Un agradecimiento especial a la doctora Ana Estrella, hija del doctor Eduardo Estrella, fundador de este Museo Nacional de Medicina. Ana fue de gran ayuda en la viabilidad del proyecto, estoy en deuda con ella y su difunto padre por su pasión y dedicación al crear una hermosa, interesante e importante colección.

En el Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, a su Coordinadora, Gaby Costa Ullauri y a su asistente, Yolanda Vaca Rodríguez. Por procesar film e imprimir los contactos a Ron Jones y a sus asistentes; a Felipe Fried por toda su ayuda y gentileza; a Jenny Villalba por ayudar con las traducciones y como amiga considerada; a Mónica Ríos por la acomodación hogareña del Parque Italia en mis primeras visitas.

Finalmente en Quito, un agradecimiento muy especial a Susan Granado Ivulic, sin cuya colaboración, apoyo y amistad dudo que el proyecto hubiera llegado a prosperar. Con su asistencia resolví exitosamente muchos obstáculos y confusiones, a menudo debido a mis limitaciones con el idioma español, estoy profundamente en deuda con ella.

En el Reino Unido, dentro de la Galería Oriel Mostyn, Llandudno, Gales, agradezco al Director, Martin Barlow y Anders Pleass, Oficial de Exposiciones. También a aquellos que proveyeron de sus servicios y materiales en la producción de la exposición incluyendo a Rob en los laboratorios de películas C41, North Shropshire Timber (madera) y Wales Framing Supplies (material para enmarcados).

También agradezco a Shawn y Mercedes Stipling de Aquarium Design por el diseño y manejo del proyecto de este catálogo, especialmente a Mercedes por comunicarse con Fernando Chicaiza de la imprenta ecuatoriana Graphic Press.

Agradezco a todos quienes han ayudado en el financiamiento del proyecto, principalmente a Wales Arts International, Arts Council of Wales (Consejo de Artes de Gales) y a la Galería Oriel Mostyn.

Como siempre, debo agradecer a Dianne y Adam Edwards, junto con toda mi familia por su continuo apoyo y lidiar con nuestra casa-granja durante mis largos períodos de ausencia.

Fred Langford Edwars

Con el gentil auspicio de:

How to choose the best web hosting company and put your business to the next level.

Joomla Templates designed by Joomla Hosting


Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador
Horario de atención: De lunes a viernes de 09h00 a 19h00. Sábado de 10h00 a 17h00
Av. 12 de Octubre 1076 y Roca · Teléfono (593 2) 299 1710 · 299 1536
Quito - Ecuador