unitedcasino

Exposición

Del 10 de junio al 22 de julio de 2008
Sala A de Exposiciones Temporales

Presentación

Cuando Francisco Javier, español, uno de los siete primeros jesuitas, llegó al Japón, en 1549, para llevar el mensaje de Jesucristo, los japoneses le objetaron: Si tu religión fuera verdadera, los chinos la conocerían, porque son un pueblo sabio. Javier intentó entonces entrar en el Imperio de China, pero murió, sin conseguirlo, el 3 de diciembre de 1552, en la isla de Shangchuan, frente a la costa de la provincia de Guandong, del continente.

Treinta años después, el 1582, otro jesuita, nacido en Italia el mismo año de la muerte de Javier, logró entrar en China. Estudió a fondo la lengua china y vistió como mandarín. Se metió de lleno en la cultura y la mentalidad chinas. Se llamaba Matteo Ricci y fue conocido como Li Madou. Por sus conocimientos de matemáticas, astronomía y cartografía mereció el respeto de los chinos. Hizo el primer mapa del mundo elaborado en China. En 1601, el emperador Wali le convocó a la corte imperial, en Pekín, donde vivió hasta su muerte, el 11 de mayo de 1610. Como a intelectual sobresaliente, el emperador le concedió una tumba oficial, con una inscripción aprobada por el mismo emperador. Esta inscripción, en una lápida, subsistió a la Revolución Cultural de los Guardias Rojos de 1966 y se conserva hasta hoy.

Francisco Javier no llegó a conocer la lengua ni la escritura china; Matteo Ricci, o Li Madou, se convirtió en experto conocedor de ambas. El chino es uno de los idiomas escritos más antiguos del mundo y el único que se continúa utilizando hasta hoy. Los japoneses han adaptado y asimilado, desde hace siglos, la escritura china. Y aunque la palabra sol, por ejemplo, sea fonéticamente distinta en los dos idiomas, se emita de un modo muy diverso en boca de un chino o un japonés, el carácter, el kanji, la representación en la escritura es la misma.

Esta escritura es la que se nos expone hoy, desde sus comienzos inscritos en huesos de animales hasta su uso en las actuales computadoras. Esta exposición es un paso de acercamiento entre China y Ecuador, entre China y la civilización occidental. Un acercamiento que Matteo Ricci, o Li Madou, consiguió muy cordial y efectivamente a principios del siglo XVII y que a nosotros nos toca profundizar en los comienzos del siglo XXI.

 

Lic. José Nevado de la Torre, S.J.
Director del Centro Cultural
Junio, 2008

Introducción

La aparición de idiomas escritos marca el alba de la civilización humana.

La invención de la escritura china representa la sabiduría de la nación china.

Bienvenidos a la exposición de la escritura china, cuyos caracteres, singularmente cuadrados en forma, se han usado para denotar objetos y significados durante miles de años en todas partes del mundo. Se trata de uno de los idiomas escritos más antiguos del planeta y el único que se continúa utilizando hasta el día de hoy. La escritura china es la madre y portadora de la civilización china. Es el lazo que mantiene unido a todo el pueblo chino y es el puente entre China y otras  naciones.

Las inscripciones sobre huesos de tortuga han dejado un precioso legado a la humanidad e impulsado el desarrollo de la civilización mundial. Hoy, la integración de los caracteres chinos con los bytes de computadora, promoverá aún más este proceso de desarrollo y llevará a nuevos avances a la humanidad.

Escritura china: en espera de su exploración.

Catálogo de la exposición

comments
f t g




Freddy Coello