unitedcasino

Exposición de Rafael de Penagos

Del 27 de julio al 29 de agosto de 2009
Inaguración: lunes 27 de agosto de 2009, 19h00.
Lugar: Sala A de exposiciones temporales, primer piso

Penagos fue el gran creador de la ilustración Art-Déco en España y, además de sus importantes innovaciones estéticas en el campo de la ilustración gráfica, debemos destacar como aportación fundamental el hecho de haber creado un nuevo tipo de mujer – la llamada "mujer Penagos" – marcada por la extrema modernidad y sofisticación en su forma de vestir, y en sus modos y maneras de comportarse.

Uno de los valores fundamentales de la ilustración gráfica consiste en su capacidad para empaparse de las novedades de la vida cotidiana y para influir en ella. La prensa ilustrada se convierte en los primeros años del siglo XX en el gran medio de comunicación de masas y, como tal, en termómetro de la modernidad, pero de una modernidad entendida en un sentido mucho más general

La exposición, recorre la imagen del nuevo arquetipo femenino que surge en los años 20 y 30 del siglo XX a través de las ilustraciones de Rafael de Penagos. El maquillaje, la moda, las nuevas formas de ocio, el deporte, la playa o la publicidad son algunos de los aspectos que protagonizaron estos dibujos.

La exposición se completa con libros y revistas que muestran la manera en que los dibujos fueron recibidos por la sociedad, fotografías que evocan la realidad social de estos años y vestidos y accesorios que recuperan la imagen artificiosa que se construyó en torno a la mujer en estos años.

BIOGRAFÍA DE RAFAEL DE PENAGOS (Madrid, 1889-1954)

Rafael de Penagos es, sin duda, el gran ilustrador gráfico de la primera mitad del siglo XX en España. Desde los inicios de su carrera, realiza numerosos dibujos para ilustrar la colección La Novela Ilustrada y participa en los tradicionales concursos de carteles que celebraba el Teatro Real y el Círculo de Bellas Artes de Madrid. En la capital española, Penagos está inmerso en el ambiente cultural, y forma parte de la tertulia del Café Nuevo Levante, que agrupaba a la intelectualidad madrileña. Así, Penagos entabla una entrañable amistad con Valle-Inclán, los hermanos Baroja, Romero de Torres, Arteta o Anselmo Miguel Nieto.

Entre 1913 y 1914 viaja a París y a Londres, donde se empapa de las nuevas formas de vida que están surgiendo en los albores de la Primera Guerra Mundial. De nuevo en Madrid, colabora asiduamente en las más importantes revistas ilustradas de ese momento, como La Esfera, Nuevo Mundo, Blanco y Negro y ABC. Allí despliega genio construyendo en sus ilustraciones un nuevo tipo femenino, que empieza a desarrollarse en la sociedad de esos momentos, y que, en España, se conocerá como "la mujer Penagos".

De forma paralela a sus colaboraciones en la prensa, Penagos realiza numerosos carteles publicitarios, trabaja para la casa Gal y continúa su labor como ilustrador de libros para la famosa colección Cuentos de Calleja. A partir de los años 20, su mérito es reconocido internacionalmente y, en 1925, obtiene la medalla de oro en la Exposición Internacional de Arte Decorativo de París.

Catedrático de Dibujo de la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid desde 1935, Penagos trabaja también en el Instituto Cervantes de Madrid, junto a Antonio Machado, y, posteriormente, en los institutos Luis Vives y Obrero de Valencia. Entre 1848 y 1952 reside en Chile y, posteriormente, en Buenos Aires. Un año antes de su muerte regresa a España, donde dibujantes y escritores le rendirán un sentido homenaje.

LA ILUSTRACIÓN GRÁFICA EN LOS AÑOS 20 Y 30

El siglo XX trae consigo un importante despliegue de los medios de comunicación de masas. Desde hace varios años, numerosos estudios han precisado la importancia de la prensa, y especialmente de la ilustración gráfica, en la difusión de las nuevas tendencias artísticas y en la configuración de la imagen plástica de la vida cotidiana, y de sus tipos y, concretamente, de sus mujeres.

La prensa se había consolidado a finales del siglo XIX como el gran medio de comunicación de masas. La reproducción de ilustraciones resultaba cada vez más fácil, gracias a descubrimientos como la autotipia de Meisenbach en 1880. Procedimientos como la tricromía y la cuatricromía implantaban el color definitivamente, aumentando la calidad y las posibilidades estéticas de las ilustraciones. Las revistas ilustradas comenzaron entonces a multiplicarse y a alcanzar un extraordinario prestigio en la vida social y artística, contando en sus plantillas con una nueva generación de ilustradores gráficos, que renovarían profundamente el lenguaje plástico de las ilustraciones, elevando el estatus social de los dibujantes que, en poco tiempo, alcanzarían el favor del gran público.

La ilustración gráfica era, sin duda, un arte "para mayorías" y, por tanto, necesitaba llegar a un público que debía sentirse identificado con el mensaje que esta quería transmitir. En este sentido, debemos destacar el papel trascendental que juega en la construcción y popularización de los tipos femeninos que aparecen en el panorama social de principios del siglo XX. Las revistas ilustradas aparecían como las grandes representantes de la conciencia colectiva de esos momentos. Los artículos de prensa banalizaban los contenidos sociológicos más cultos y elaborados, hasta hacerlos comprensibles para el gran público.

Catálogo de la exposición

Galería de imágenes

comments
f t g




Freddy Coello