unitedcasino

Exposición de Joselo Otañez

Inauguración: 2 de mayo, 19h00
Del 2 de mayo al 2 de junio de 2007
Lugar: Sala de exposiciones temporales, segundo piso

En Fetiches de Fertilidad, Otañez retoma la fábula de los Guguchachis, y renueva su diálogo con la cerámica precolombina, dotándola de contenidos actuales, resignificándola a partir de la industria y la cultura bélicas dominantes a escala planetaria.

Inspirado en el profuso surtido de los almacenes militares, en su fría estética de almacenamiento, el artista diseña su propio depósito de armas y accesorios de combate, camuflándolos ingeniosa e irónicamente bajo la apariencia de ídolos sagrados y objetos de culto. Obuses, misiles y ojivas nucleares, bombas atómicas, explosivos y granadas de fragmentación, tanques de guerra y máscaras antigases han sido revestidos de una insólita apariencia zoomórfica y antropomórfica, tal cual procedían nuestros antiguos alfareros frente a los utensilios de uso cotidiano o ritual, y a la manera de éstos Otañez prodiga sus piezas con sellos, incisiones, sobre y bajorrelieves, con diseños geométricos, con risueñas e inocentes representaciones figurativas, de modo que cada pieza de artillería deviene también en una suerte de estela o urna funerarias, en un espacio de inscripción tanática.

Las estrategias decorativas del artista recuerdan aquella frívola ocurrencia de los militares norteamericanos al estampar la imagen de Rita Haywort en la bomba atómica lanzada sobre la isla Bikini, efectuando una perversa permutación simbólica entre la bomba de destrucción masiva y la bomba sexy de Hollywood. Pero, en vez de disimular u ocultar su verdadera finalidad, los procesos de fetichización desplegados por Otañez -sus decoraciones y su arrogante apariencia fálica-, no hacen otra cosa que poner en evidencia su malévola naturaleza. Y allí la paradoja del título elegido para esta serie.

Ese aspecto fálico que Otañez confiere con frecuencia a sus piezas, parece sugerir el imaginario falocrático sobre el que reposa la maquinaria y la cultura bélicas, al mismo tiempo que pone en fricción el impulso de muerte -todas las pulsiones destructivas y autodestructivas- al impulso erótico, a los fuerzas genitivas que producen la renovación de la vida (lúdicamente representada en esos pequeños pitos, en esos "penus silvatos"), como si a la criminal y demencial explotación y explosión de la energía nuclear, Otañez contrapusiera el estallido germinativo y gozoso de la energía sexual.

Sobre una plataforma de lanzamiento crítica, de nítida raigambre conceptual, en Fetiches de fertilidad Otañez dispara sus armas desde nuestro remoto pasado cultural hacia el incierto futuro de la sociedad global, encima de cuya plácida cabeza pende, como la espada de Damocles, una ojiva nuclear. En el espacio expositivo, estos ingeniosos juguetes emiten un compuesto más letal que cualquier otro agente químico o biológico: el veneno de la ironía.

Cristóbal Zapata

Galería de imágenes

comments
f t g




Freddy Coello