unitedcasino

Exposición antológica

Inauguración: Jueves 23 de junio, 19h00
Del 23 de junio al 9 de julio y del 25 de julio al 27 de agosto de 2011
Lugar: Galería principal, Galería de cristal, Sala de Ciencias, Galería de Pasillos

Voroshilov Bazante: Pintor entre el Cielo y la Tierra

Es raro, difícil o poco probable que podamos definir a un pintor y también a su pintura, como la de estar situada entre el cielo y la tierra.

Es más fácil encontrar una crítica referida a la cromática, a la proporción, a la línea, al dibujo y a otros tantos aspectos inherentes al arte pictórico.

Pienso que sobre Voroshilov se ha hablado mucho y se han escrito innumerables páginas, todas por los más grandes críticos de arte de América Latina y del Ecuador, cito sólo como ejemplo a Marianne de Tolentino, Carmen Carrión y Hernán Rodríguez Castelo, quienes se han basado en pintores de la antigüedad y contemporáneos, como elementos referenciales en el tiempo en sus encuentros y desencuentros, con la obra de este gran pintor ecuatoriano.

Ellos, a su vez citan a importantes críticos de arte, historiadores y sociólogos, en un acto inevitablemente comparativo. Demás está decir que desde la secuencia cronológica e Hernán Rodríguez Castelo, hasta el pormenorizado análisis de la obra de Tolentino, la verdad se ajusta siempre a lo actuado por Voroshilov.

¿Qué decir entonces de su obra?, yo agregaría que desde sus inicios, se muestra con una enorme fuerza creativa, independientemente de los ajustes del manejo del oficio, se muestra fuerte compositivamente, aún más en su paleta y en las ganas enormes de transmitir una idea sufriente, doliente o alegre como la de un canto a la vida, es ahí donde podemos afirmar como segundo punto que él habla de la belleza. Belleza incomparable al momento de decir el mensaje, al momento de relatarnos la historia, al momento de usar la grafía pictórica, ya entonces con la gran sabiduría de los maestros.

Trazar una línea con seguridad, plasmar en la tela, en el papel o el cartón una mancha, dibujar una mano que clama, que atrapa, que acaricia, que recuerda y que empieza a transformarse en sabiduría, la sabiduría que envuelve a la fuerza y a la belleza, cuando el pintor ha establecido un diálogo indetenible entre él y su creación, que es lo que pasa en este momento con Voroshilov Bazante.

Camina por el cielo de las veladuras, camina por el cielo del color, y no hago alusión a algún color en particular, porque el color es particular de cada obra. No así los efectos que nos sitúan en algunos de los parajes del inmenso universo, por eso digo, Voroshilov entre el cielo y la tierra, y concluyo que su obra desde el inicio está plantada en la tierra como un árbol frutal, que algún día empezó a entregarnos con fuerza, belleza y sabiduría, en el tono más hermoso de algunas páginas del libro de la tierra.

Rolando Moya Tasquer
En el Valle de Quito, Junio 2011

Catálogo de la exposición

Galería de imágenes

Con el auspicio de

comments
f t g




Freddy Coello