IN NOMINE IESU · Los jesuítas en el Ecuador

Exposición itinerante

Inauguración: jueves 26 de marzo de 2015, 19h00
Del 26 de marzo al 31 de mayo de 2015
Galería Principal y Galería de Cristal

In nomine Iesu en la PUCE

In nomine Iesu (“En el nombre de Jesús”). Así han querido bautizar los jesuitas ecuatorianos esta exposición. En ella podemos disfrutar los frutos de varios siglos de esfuerzo silencioso, tenaz y perseverante al servicio de los ecuatorianos.

Ha recorrido ya la muestra varias ciudades del país: Guayaquil, Portoviejo, Cuenca … La disfrutamos ahora en Quito, y ­–providencial circunstancia− en el Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. No en vano los jesuitas sembraron dos universidades en estos pagos: la primera, la Universidad San Gregorio Magno, en el periodo hispánico, en 1622. La segunda, ya en la época republicana, comenzó su servicio al país en 1946: Es precisamente esta: la Pontificia Universidad Católica del Ecuador.

Dos objetivos pretende, a mi juicio, la exposición: el primero, dar a conocer con modestia y sin vanas retóricas la contribución de los jesuitas al desarrollo de lo que hoy es el Ecuador: logros materializados principalmente en el mejoramiento de la calidad de nuestra vida (que ese es el verdadero desarrollo integral de los pueblos), y también en obras tangibles en los ámbitos de la cultura, la educación, la tecnología, la ciencia y las artes.

El segundo objetivo considero que es ser un estímulo necesario para los propios jesuitas que silenciosamente dejan sudor y piel en la tarea de continuar los esfuerzos de sus antecesores. El trabajo de cada día no nos permite a veces pararnos a considerar el sentido de ese mismo trabajo. Ahora, en visión panorámica, pueden los jesuitas –y también sus colaboradores seglares, clérigos y religiosos de varias familias− acrecentar sus ánimos en la cotidiana faena: vale la pena –vale la vida− arrimar generosamente el hombro a la misión de la Iglesia en el Ecuador.

Dije hace un momento que los jesuitas habían sembrado dos universidades en nuestra tierra. Y es que una institución de educación superior que merezca el nombre de Universidad no se crea por decreto: es como una semilla humilde que se siembra y que hay que mimar y cuidar cada día –con descomunal esfuerzo− para que eche raíces fuertes, crezca consistentemente y produzca los frutos maduros que de ella se esperan. De esos frutos disfrutamos algunas muestras en la exposición que el espectador tiene ante sus ojos.

Manuel Corrales Pascual S.J.
Rector de la PUCE


Herederos de grandes hombres

Los actuales jesuitas del Ecuador somos herederos de grandes hombres, de grandes jesuitas. Desde los primeros misioneros que vinieron a Guayaquil y a Quito en el siglo XVI, hasta los compañeros que nos han precedido en el siglo XX y en estos principios del XXI.

La iglesia de la Compañía, en Quito, sigue siendo uno de los monumentos artísticos más sobresalientes del Ecuador y de América Latina. La iglesia de San José, en Guayaquil, fue el primer edificio construido en cemento, el año 1903, en esa ciudad. La Universidad de San Gregorio Magno y la Politécnica fundadas por jesuitas fueron semillas antiguas de realidades modernas. La Pontificia Universidad Católica del Ecuador fue, en 1946, la primera universidad privada de estos tiempos. La Biblioteca Ecuatoriana Aurelio Espinosa Pólit, desde 1929, guarda tesoros y es un referente necesario para la memoria de la patria. El Herbario Padre Luis Sodiro conserva muestras de especies desaparecidas de plantas de nuestro país. Los jesuitas evangelizaron, desde el tiempo de la Colonia, el Oriente Ecuatoriano y nos dejaron mapas como el titulado El gran río Marañón o Amazonas, fechado en 1707. Descripción Histórico-Topográfica de la Provincia de Quito de la Compañía de Jesús, Descripción de la Provincia y Misiones de Mainas en el Reino de Quito, Las Misiones de Mainas a través de las cartas de los misioneros alemanes, Historia del Reino de Quito, Historia de la Compañía de Jesús en la República del Ecuador -escritas todas ellas por jesuitas- nos hacen conocer no solo la actividad de los de la Compañía, sino también las personas, los hechos, las ciudades, pueblos y regiones de nuestro Ecuador.

Todas estas obras: artísticas, culturales, educativas, humanitarias, científicas, evangelizadoras,… las realizaron hombres de la Compañía de Jesús, ilustres y sobresalientes unos, sin brillo y de bajo perfil muchos  más.  Y no las llevaron a cabo sin dificultades y contradicciones. Las más tajantes fueron la expulsión ordenada por el rey Carlos III de los jesuitas de España y su imperio, y la supresión de la Compañía de Jesús por el papa Clemente XIV: Las más graves, pero no las únicas: los misioneros jesuitas del Oriente fueron sacados de allí, no una sola vez, por gobiernos ecuatorianos más recientes.

Somos herederos de grandes hombres los jesuitas ecuatorianos de hoy. Pero no solo los jesuitas, sino todos los ecuatorianos del siglo XXI, que gozamos de los frutos del trabajo de esos antecesores. Ya nosotros –ecuatorianos todos- ¿qué nos toca? Estar y mostrarnos agradecidos por el legado tan valioso que hemos recibido. Guardar y conservar para las futuras generaciones ese tesoro abundante y múltiple. Y, en la medida de nuestras fuerzas, luchando contra las adversidades, acrecentar y hacer progresar tanto bien recibido, según nuestro leal saber y entender.

José Nevado de la Torre, S.J.
Director del Centro Cultural de la PUCE

Quito, marzo de 2015


IN NOMINE IESU

Esta frase latina sintetiza el sentido de lo que queremos expresar en esta exposición. Las primeras frases de la Fórmula del Instituto de la Compañía de Jesús, se expresa de la siguiente manera: “Cualquiera que en nuestra Compañía, que deseamos se distinga con el nombre de Jesús, … fundada ante todo para atender principalmente a la defensa y propagación de la fe y al provecho de las almas …” (Exposcit debitum, de 21 de julio de 1550), se refieren al nombre y misión de la Compañía de Jesús.

Una de las dimensiones del apostolado de la Compañía de Jesús ha sido y es la Fe y la Cultura. Según la C.G. 34 (1995), cultura “significa la manera en la que un grupo de personas vive, piensa, siente, se organiza, celebra y comparte la vida.” (Decreto 4: “Nuestra misión y la cultura”, n.1, nota 3)

Esto es lo que queremos compartir con ustedes en esta exposición: lo que la Compañía de Jesús en el Ecuador ha realizado en su tarea de llevar la Buena Nueva en nuestra realidad.

Gilberto Freire, S.J.
Provincial de la Compañía de Jesús


La llegada de la Comunidad Jesuita a nuestro territorio significó el inicio de un nuevo tiempo. La educación, la cultura, el arte, las ciencias, la tecnología y en sí, la sociedad entera, fueron dinamizadas gracias a la presencia de la orden.

Dentro de este marco, la Fundación Iglesia de la Compañía de Jesús presenta la exposición “In nomine Iesu, los Jesuitas en el Ecuador”, un proyecto museológico que pretende reconstruir, desde la nueva museología, la historia, trayectoria y aporte de los jesuitas en nuestro país.

La primera parte recoge los eventos sucedidos desde la llegada de los padres jesuitas en 1586, hasta su expulsión en 1767. Dos figuras se destacan en esta parte, la de Ignacio de Loyola como fundador de la orden, y más adelante la de Mariana de Jesús, primera santa del Ecuador, personaje determinante para la sociedad colonial. Además se realiza un repaso sobre la importancia de las misiones orientales en la Real Audiencia de Quito.

La segunda parte nos presenta una naciente república a la que los padres retornan definitivamente. La fundación de colegios, la Escuela Politécnica, el Observatorio, y el aporte a la ciencia y la tecnología, son parte esencial de la muestra. Aquí toma relevancia el prodigio del 20 de abril de 1906 de la Virgen de los Dolores del Colegio San Gabriel. Se incluye hacia el final una instalación de video en la que se presentan algunas de las obras jesuitas que trabajan activamente en la actualidad.

Conjuntos escultóricos de la escuela quiteña, objetos científicos del siglo XIX de la Escuela Politécnica, del Observatorio y del antiguo San Gabriel, así como cuadros, ilustraciones y videos, presentan una nueva perspectiva de la historia de los jesuitas, y abren un espacio para la reflexión de la cultura y la identidad de nuestro país.

Fundación Iglesia de la Compañía de Jesús (FICJ)


Un espacio de conocimiento y reflexión

Esta muestra que ofrece la Fundación Iglesia de la Compañía de Jesús a la comunidad ecuatoriana, encierra el vivo interés de recordar los momentos históricos fundamentales que los jesuitas han legado a nuestra patria.

Además pretende generar en cada uno de nosotros una experiencia significativa, un espacio de reflexión que nos permita considerar y proyectar nuestro propio papel en la historia.

Queremos agradecer a todas las instituciones que han colaborado con nosotros para materializar nuestros objetivos. Especialmente al Ministerio de Cultura y sus direcciones de Guayaquil, al Colegio Javier, a la Biblioteca Ecuatoriana Aurelio Espinosa Pólit, al Museo Nahím Isaías y a la Residencia San José.

Lo pasado sin vigencia en el presente deja de tener verdadero sentido. De allí el esfuerzo de vivir -aquí y ahora- la fe y la cultura con renovado espíritu.

Diego Santander Gallardo, arquitecto
Director Ejecutivo
Fundación Iglesia de la Compañía de Jesús


Video resumen


Catálogo de la exposición


Galería de imágenes



Organizan: