Aquellos cuerpos

Exposición de Gabriela Punín y Diego Espinoza

Inauguración: miércoles 1 de octubre de 2014
Lugar: Sala de Ciencias, planta baja.


Instalación artística Retrospectiva de Bioarte
Mtra. María Gabriela Punín

Gabriela Punín, presenta una muestra artística que evidencia la temática del Bioarte a través de una retrospectiva de los procesos que se han obtenido mediante una investigación de piel, tatuajes, cuerpo y heridas.

La construcción de la identidad está relacionada directamente con los valores de la cultura y del consumo que predomina en la actualidad. Nuestra propia imagen ocupa un lugar central en el proceso de la experiencia humana. El cuerpo humano se ha transformado en un bien de uso y consumo. Sobre él recaen expresiones simbólicas y figurativas de la perfección o la felicidad. El interés comunicativo por crear ficciones de la corporeidad sigue en muchos casos una lógica de mercado que precisamente altera la experiencia que el individuo posee de sí mismo fomenta en él inducen un comportamiento consumista en busca en busca en un ideal corpóreo.  

Los rastros de la piel
La piel puede manifestarse como una imagen llena de acepciones y, desde el punto de vista sociocultural se expresa dentro de mencionar el Ser; lo corporal de formas particulares pueden convertirse en un significante para cado sujeto, quien otorga la vida, el sufrimiento, el placer, el dolor, la moda, la vanidad, el sufrimiento son significados particulares. La piel posee un principio vital que da a su cuerpo la capacidad de vivir y actuar, pero que puede también abandonar el cuerpo Es importante la piel porque se convierte en discurso puesto en acción, en elemento de expresión, se lo considera como algo biológico pero no es solo eso, sino una superficie salpicada de discursos que hay que transformar.

La piel tiene memoria
El cuerpo ha de ser entendido como una realidad bio-histórica no ajena a las formaciones y dinámicas sociales que determinan y afectan nuestra vida. Por lo que la memoria resulta imprescindible en esta relación. El cuerpo se convierte por tanto en un medio de desarrollo personal, en un soporte real pero también imaginario, de nuestra identidad. El cuerpo encarna la identidad y se apropia de ella.

Heridas en la piel
La experimentación, la construcción, la metáfora, la transdiciplina, las marcas, las huellas, las heridas, el proceso, el apoderamiento y la apertura de significados, son el tejido biológico que sustenta esta pieza. Uno de los objetivos con esta pieza era el interactuar, requiere la participación del espectador. Como sugiere Karl Popper “La obra no está contenida en su totalidad en la mente del artista, sino que emerge durante el proceso creativo, mediante la selección que hace el artista cuando dirige la evolución de la obra”. El interactuar con esta pieza, se convierte en un proceso creativo, ya que el espectador, al interactuar, la pieza ejerce un criterio personal para el espectador.


Catálogo de la exposición

 


Galería de imágenes